viernes, 14 de agosto de 2015

Sobre la copa menstrual

Bueno como muchas escriben del tema yo me digo que también quiero contar cómo me ha ido con esto. 

Para quienes sean impacientes al leer decir que me encantó y la seguiré usando. Ahora a seguir el resto de la entrada.

Conocí de la copa hace más de un año pero por razones no me atreví a comprarla, primero que faltaba dinero, luego que tiempo y en el fondo de todo eso miedo. El tiempo pasó, los ciclos siguieron y lo lo olvidé, incluso fui a España y no se me ocurrió comprar allá porque lo había dejado muy atrás en el olvido.

Luego de varios meses y de volver a recordarlo, me decidí comprar una copita. Leí bastante sobre ellas (o eso pensaba) y tras un tiempo entre que me decidía que sí o que no, opté por un sí. Después de todo en probar no hay engaño y s luego no me gustaba no la usaba y listo.

Busqué entonces cómo comprar, primero pensé en el extranjero pero tuve líos sobre todo porque no dispongo de medios como paypal ya que no manejo tarjetas de crédito o débito.

Entonces se iluminó en facebook una entrada de alguien que las vendía, una amiga mía de la época de estudios en enseñanza básica. La contacté de inmediato y ella me derivó a su amiga que es quien las vende. Una ginecóloga, hasta ahí todo OK.

Conversamos, me explicó que tal era, sobre la talla y como se usaba, coordinamos y quedamos para comprar la copita.

Compra lista y nervios. A esperar el próximo ciclo para probarla.

Inicio del ciclo

Día 1
Se me adelantó el periodo desgraciado, como era uno de mis primeros días y no tenía mucho flujo (más dolor que otra cosa por el adelanto) decidí probar la copa.

La herví durante 15 min aunque me dijeron que 5 pero sé que para esterilizar es más de eso. Luego de secarla bien fui a colocarla y comenzó el show. 

Que doblarla en forma de C, que de la esquina, del lado. ¡Dios! que lio para ponerme la copa, pero había leído en varios blogs que sí era un lio las primeras veces y que luego de sus 4 a 6 meses se tenía experticia. Además esto ya se había vuelto algo personal.

Luego de lograrlo, la comodidad y cierta molestia que me hizo buscar información. Era el rabito de la copa, que se puede cortar así que luego de vaciar la copa una vez lo hice. 

Sacarla no fue difícil pero sí volverla a poner (risas)
En la noche tuve una fuga y luego de eso me la quité, para dormir usé una toalla higiénica.

Día 2

Pensaba que había leído bastante en blogs y otros sitios sobre la copa durante este tiempo pero no me logré informar lo suficientemente bien hasta probar la copa y comenzar con las dudas. 

Este fue un día realmente informativo. Luego de ponerme la copita y luchar un largo rato en ello, lavarme las manos unas 500 veces y cansarme logré sentir la gloria de no sentir que no traes nada puesto y que te da libertad ahí abajo como la libertad que se siente los días sin periodo. Pero algo me incomodaba, sentía la copa y esa duda me hizo leer más.

Una de las cosas que aprendí fue que la zona del cérvic(cuello del útero) está bastante alejado de la vagina donde se coloca la copa, la cual no debe ir muy dentro como un tampón pero tampoco huyendo de una. Las paredes vaginales son las que se encargan de sostener al copa al quedar esta sellada el vacío. Estos músculos vaginaless se pueden ejercitar meditante ejercicios de Kegel, creados inicialmente para la incontinencia urinaria sirven no sólo para eso, sino son muy buenos para mantener bien la fuerza del suelo pélvico, ayuda en el sexo, el parto y cuando se es mayor.

Descubrí que lo que sentía era esa parte de mi cuerpo, ¿por qué la sentía? leí que hay mujeres más sensibles sobre todo sí una nunca ha ejercitado esa parte y además no tiene mucha actividad sexual es normal sentir algo ahí abajo, no se debiera sentir nada luego de ya tener la zona más ejercitada y además realmente la copa no se siente nada, es difícil explicar que sentí, pero la copa no era.

Este día la copa la vacié dos veces una en la tarde y otra en la noche. En ambos casos se me hizo un caos volver a ponerla, pero no fue desalentador. Al contrario, fue muy bueno tocarme y reconocerme.  Y no me causa problemas ver la sangre, es de un color muy bonito y al verla pensé en tinta. Lo mejor es que no huele nada. Las toallas higiénicas por mucho que lo intenten no pueden evitar tener un aroma desagradable pues claro, se quedan con la sangre ahí contenida con los geles de las mismas toallas (asquito) otra gran razón para usar la copita.

Esa noche leí mas del tema y me dí cuenta que había algo muy importante que no sabía de mi copa, si la silicona era médica(quirúrgica) y si tenía alguna certificación de salud. Tras mirar la caja mucho me puse a buscar por la marca y fue casi nulo lo que encontré de información, solo encontraba modos de comprarla lo cual me dijo fuerte y claro, es una copa china.

Día 3
Fue como una especie de día de furia, no lograba ponerme la copa, me enfadé, se enfadó y me puse una toalla. No aguanté demasiado,era muy molesta. 

Una parte de mi sigue pensando ¿cómo es que pude aguantar tanta incomodidad durante tantos años? y es que traer una toalla es realmente incómodo, se mueve, se ve, huele, el tamaño, los cambios. Y tener este periodo sin nada ha sido un regalo. 

Volví al baño con mi toalla pequeña, la copa en su bolsita y las ganas de ponerla. Como había leído es siempre bueno relajarse y respirar. Bajé el enfado que traía, "esta cosa no me va a ganar" y listo.

Lo bueno de este día fue que salí, camine, cargué cosas y me moví de un lado a otro con un funcionamiento del 100% de la copa. No hubo filtros, ni molestias, ni nada. Hasta pude usar uno de mis calzones de encaje que tanto me gustan y casi no ocupo en esos días por las molestias de las toallas.

También la vacié dos veces y durante la noche no la usé para dormir. Y leí más esta vez sobre los materiales. 


Día 4

Como hoy casi no tengo flujo, decidí usar una toalla pero de esas ultra finas que no moleste y me puse a leer más. 

Me di cuenta que la copa que tengo no sé de verdad su procedencia, pregunté a la chica que me la vendió pero según ella no pasa nada que sea china, sirve igual. A mi no me gusta eso. 
Y así tras leer y encontrar que la que tengo se vende con otro nombre también y no tiene certificación pues busqué más y llegué un blog a mi parecer muy bueno el cual dejo el enlace al final junto con otros.

En medio de mi búsqueda de información conocí la copa Mialuna, que es de una empresa chilena (wiiii) y es de silicona médica con certificados de salud y todo. No tenía idea de que existiera tal cosa en Chile y me a alegrado muchísimo, los precios no los encuentro caros pues me da confianza de que tengan certificación de salud. 

Aprendí que yo me equivoqué al momento de comprarla al no preguntar algo esencial, el material y las certificaciones, por ignorancia principalmente y quien me lo vendió tampoco lo mencionó, creo que por conveniencia de vender la copa menstrual y ganar unos pesos.

Hace poco he dejado un mensaje a Mialuna para saber como comprarla, aún tengo un mes completito para mi otro ciclo y ver como hacerme de una (risas) pero pese a que esta copa es china y ya no la quiero usar más me ha servido mucho como experiencia, no siento que haya perdido dinero, he ganado conocimiento.

Estoy aprendido mucho de mi, de mis músculos vaginales,de mi interior como mujer y me he dado cuenta que incluso en esos días las cosas se pueden llevar de una mejor manera (aunque a veces nos mate el dolor previo) Pero lo más importante es que hay que leer, todos los blogs, los comentarios de los blogs, las respuestas, preguntas y todo lo que puedas pillar a fondo para saber bien, no solo de la copa, si no de una misma. :)

Aquí unos enlaces, que vi muchos pero estos están bastante bien, sobre todo el primero, es un blog muy completo 

http://opcionesmenstruales.blogspot.cl/2014/05/copas-menstruales-chinas.html

http://lunacup.com.mx/diagnostica-tu-sangre-menstrual/

http://micopamenstrual.blogspot.cl/