viernes, 18 de julio de 2014

Un beso de bolsillo

No puedo dejar este mes tan vacío de lo que yo llamo poemas. Espero disfruten de este :)


Un beso de bolsillo

Dame un beso
nunca te lo dije,
dame un beso
me moría por pedirte. 

Es algo que debo ahora decirte
Un beso tan solo quiero pedirte

Dame un beso
que sea algo ficticio,
no me quites las ganas de pedirte algo
que no puede ser otra vez pedido.

Un día no podré pedirte un beso
por eso  dame ese regalo ahora.

Otro día se esfumará el pedido
y por eso, dame un beso con forma.

En otro momento nos volveremos extraños
y por eso, dame un beso para guardar

En otro lugar seremos recuerdos
y por eso recuérdame
pidiéndote un beso.

Que sea de bolsillo,
para mi camisa o mi cartera.
Que sea con cariño,
deseo y compromiso.

Tan solo dame un beso,
uno solo lejano a mis labios,
así cuando tus besos sean de otra
sabré que tengo uno tuyo guardado.

jueves, 3 de julio de 2014

Es algo que vive en el interior

Un poema con dedicación al momento que te trajo al presente, ya que lo quiera evitar aquí te quedaste en una parte de mi interior...  y seguirás aquí menos intenso, menos presente... 


Es algo que vive en el interior


A veces no hay tiempo que pase
solo tiempo que se detiene,
se queda ahí adentro
durante muchos inviernos,
veranos, primaveras y otoños

A veces hay tiempo
que nunca va a transcurrir,
que en contra de todo lo que digan
se queda detenido, se controla, se pausa

Pocos viven ese tiempo
y de pocos es grato vivirlo,
es un tiempo interno que se añeja, 
que cambia de valor, que se transforma,
se vuelve grande o pequeño
pero es algo que se queda dentro.
Puede salir y molestarte,
puede salir y ser ignorado,
pero siempre vuelve adentro
porque allí decidió sería su hogar.

Es un tiempo, es un algo, es un alguien,
un recuerdo, varios momentos, o solo uno
son años, son letras, 
son llamadas, promesas y conversaciones.

Un sentimiento que se ha quedado clavado en el interior,
es un vacío, un ahogamiento, un enredo,
un estado de apego a un estado de satisfacción pasada,
pero no física, no real, una intrínseca, una interna.

Es ese conocimiento invisible
que no lograrás con nadie,
una puerta interior abierta
que solo abriste una vez
 y que sin notar cerraste 
cuando ese tiempo se detuvo,
se pausó con la memoria.

A veces no hay tiempo que pase
y tras poder controlar detenerlo de aquella manera,
en cosas,
en pensamientos,
en sensaciones,
logramos manejarlo,
logramos que nos maneje.

Y otros vendrán y nos darán su tiempo
y se construirán nuevos momentos,
pero ese interno se quedará allí,
aunque el “real” transcurra
y sus hojas de otoño caigan,
y sus lluvias de invierno lleguen,
y sus flores de primavera resurjan,
y sus rayos de verano te quemen.

No importa, no importará,
un día… al cerrar los ojos del alma
verás que en interior sigue allí,
ese tiempo detenido
de manera intacta
pero con otro significado
con otra intención,
ya no habrá dolor,
no habrá enamoramiento,
no habrá cariño,
solo habrá, 
un tiempo 
que se quedó detenido.